lunes, 28 de noviembre de 2016

GRAN TARDE DE TOROS Y TOREROS FUE LA "CORRIDA DE LA PRENSA TAURINA"


El día de ayer Lima vivió ayer una gran tarde de toros y toreros en la plaza de Acho que quedará grabada en la retina de los aficionados. Tarde de la "Corrida de la Prensa Taurina" con un rematado cartel conformado por Enrique Ponce, Alejandro Talavante y Joselito Adame, quienes cortaron una oreja cada uno y que no llegaron a abrir la merecida puerta grande por no estar finos con los aceros.



Plaza de toros de Acho, domingo 27 de noviembre de 2016, cuarta corrida de toros de abono de la Feria del Señor de los Milagros, "Corrida de la Prensa Taurina". Con tres cuarto en los tendidos se lidiaron seis toros españoles de Juan Pedro Domecq,  bien presentados, bravos, nobles, con pocas fuerzas, pero de buen juego en general. El quinto que tuvo calidad fue premiado con la vuelta al ruedo. Los otros aplaudidos en el arrastre. Enrique Ponce, oreja y vuelta al ruedo. Alejandro Talavante, ovación y oreja. Joselito Adame, oreja y palmas tras aviso.

Enrique Ponce estuvo magistral y fino toda la tarde. Al primero lo llevo toreado y templado sin forzar sus embestidas, consiguiendo una faena con seriedad y torería. Sus muletazos tuvieron ritmo, armonia y variedad demostrando la madurez de su condición de primera figura del toreo. La estocada cayó en buen sitio, pero al tardar en caer el astado la autoridad sólo le concedió una oreja con petición de la segunda. En el cuarto, tuvo que cuidar al toro para que no perdiera las manos con inteligencia, capacidad y depurada técnica para ejecutar una de las más bellas faenas de los últimos años. Su labor siempre fue a más por el sentimiento y elegancia que le imprimió. Supo darle sus tiempos, domino los terrenos y distancias, pero lamentablemente tan perfecta obra realizada con ritmo, gusto y cadencia fue echada a perder a la hora de matar de dos pinchazo y estocada trasera. Y su labor que pudo ser de máximos trofeos quedo limitada a una obligada clamorosa vuelta al ruedo y una sentida ovación nunca antes escuchada en Acho que el torero agradeció en el centro del ruedo a los gritos de ¡Torero!, ¡Torero!, ¡Torero!.

Alejandro Talavante también nos brindo una de sus más grandes actuaciones en el albero de Acho. En el segundo estuvo solvente ante un toro falto de fuerzas,  trasmisión y que embistió a media altura. Su aseada faena fue de menos a más demostrando su capacidad torera. Aunque por momentos su oponente se quedaba cortó supo darle la lidia adecuada para conseguir el lucimiento. Tras matar de pinchazo y estocada desprendida agradeció una fuerte ovación. En el quinto se cumplió el dicho de que "no hay quinto malo". Desde su saludo capotero Talavante se lució en lentos delantales que abrochó con una cadenciosa media verónica. Con la muleta su mérito fue la quietud y el temple que le imprimió a toda la faena que inició con muletazos por alto y cambiados de rodillas que calaron en los tendidos. Siguieron los muletazos de excelente corte por ambos pitones, seguidos de los afarolados, las arrucinas y los desplantes. Todos hechos con corrección y ligazón metido entre los pitones del astado. Tras pinchazo, estocada trasera, y a los gritos también de ¡Torero!. ¡Torero!. ¡Torero!, su faena que era de dos orejas, quedo reducida a una oreja de mucho peso.



Joselito Adame estuvo entregado, seguro y capaz en su lote. Su actuación tuvo la virtud de no dejarse ganar la pelea por sus alternantes. En ambos toros actuó con valor y garra. Al incomodo tercero le ejecuto una variada, intensa y emotiva faena con quietud y valor. Su vibrante actuación que corono con estocada tendida, entrando bien, mereció una oreja de ley. En el sexto, justito de fuerzas, soso y que no humillo, le realizó una faena variada con decisión y firmeza buscando que abrir la puerta grande, pero ante las limitaciones de su oponente no llegó a tomar vuelo. Como su labor resultó larga escucho un aviso, tras intentar matar recibiendo. Finalmente después de estocada desprendida recibió algunas palmas en reconocimiento a su disposición.

Al término de la corrida Enrique Ponce fue declarado triunfador de la "Corrida de la Prensa Taurina" obteniendo el trofeo del Círculo de Periodistas Taurinos del Perú. (Fotos: Flor Flores).