lunes, 31 de octubre de 2016

LUIS LÓPEZ TRIUNFADOR DE LA NOVILLADA FERIAL


Teniendo como marco una plaza remozada y embellecida se dio inicio a la Feria del Señor de los Milagros que este año es en homenaje a los 250 años de la plaza de Acho con una novillada que despertó mucho interés entre los aficionados por el cartel de toros y toreros.

Plaza de toros de Acho, domingo 30 de octubre de 2016, novillada fuera de abono de la Feria del Señor de los Milagros. Con cerca de media plaza en los tendidos se lidiaron seis novillos de la ganadería peruana de La Centinela, que hacía su presentación en Acho. Los novillos lucieron bien presentados, pero desiguales en su juego. En su mayoría sin trasmisión, faltos de raza y con escasas condiciones para el lucimiento, excepto el tercero que tuvo noble juego. Andy Younes, silencio y silencio. Rafael Serna, palmas y silencio. Luis López, oreja y ovación.

Andy Younes fue el menos afortunado en el sorteo, pese a ello lo intento con empeño ante un lote que tuvo complicaciones, sin conseguir mayor lucimiento por las nulas condiciones de sus oponentes. En su primero fue volteado sin consecuencias mayores. Tras pasaportar a los que tuvo enfrente fue silenciado en su lote.


Por su parte Rafael Serna dejo pinceladas de su fino hacer, con temple y gusto, pero sin llegar a redondear faena por el complicado y escaso material que tuvo que afrontar, estando por encima de las condiciones de los que le toco en suerte. No estuvo fino con los aceros y escucho palmas en su primero y silenciado en el otro.


El triunfador de la tarde fue Luis López, quien se llevó el mejor lote de la tarde. El peruano mostró sus ganas de triunfar desde que se abrió de capa en el primero al que saludo con cuatro largas cambiadas de rodilla para continuar firme y variado con el capote. Con la muleta ante el noble novillo lucio entregado y con mucha actitud para lograr el triunfo que consiguió con el aliento de los aficionados y después de dejar una efectiva estocada que le valió para cobrar una oreja, el único trofeo del festejo. En el que cerro plaza, descastado y huidizo, mantuvo la misma disposición y deseos consiguiendo algunas series entonadas y que conectaron con los tendidos. Al finalizar la faena fue cogido sin consecuencias y tras fallar con los aceros recibió una calurosa ovación. (Fotos: Flor Flores).