lunes, 25 de febrero de 2008

APOTEÓSICA DESPEDIDA DEL MAESTRO CÉSAR RINCÓN

Fuente: Burladerodos.com y Burladero.com

Dos toros indultados, cinco orejas para César Rincón, tres para Enrique Ponce y una triunfal salida a hombros de los dos espadas, fueron los elementos mas destacados de la corrida que cerro la carrera del maestro bogotano.
En la Plaza de Santamaría, en tarde soleada y ante un lleno total, se lidiaron siete toros de Las Ventas del Espíritu Santo (en Domecq), (el 7º como regalo), bien presentados, encastados y de juego dispar. Indultados: el 2º (Nº 314, "Desaparecido", de 447 kilos) y el 3º (Nº 328, "Plebeyo", de 440 kilos), y aplaudidos los demás, menos el 6º.
César Rincón, oreja, dos orejas simbólicas, palmas y dos orejas en el de regalo.
Enrique Ponce, oreja, dos orejas simbólicas y silencio.
Tarde apoteósica la que se ha vivido en la plaza de toros de Bogotá, donde el maestro colombiano César Rincón ha dicho definitivamente adiós a los ruedos triunfando de forma rotunda. El colombiano ha cuajado una gran faena a toro de Las Ventas del Espíritu Santo, bravo y encastado, al que ha indultado después de un gran trasteo que ha puesto al público que llena la plaza en pie. Con su anterior toro, el maestro colombiano ha cortado una oreja. Luego, regaló el sobrero, a la postre el último toro de su vida dos orejas, cortando las dos orejas y saliendo a hombros en loor de multitudes.

Enrique Ponce, que acompañaba a Rincón en el mano a mano de su despedida en Bogotá, también ha indultado a su primer toro, después de otro faenón a otro astado de Las Ventas del Espíritu Santo, al que ha cuajado otra importantísima faena, en la que ha toreado muy templado por ambos pitones, poniendo la plaza a revientacalderas. Luego, pudo pasear también otra oreja en el cuarto.