miércoles, 19 de octubre de 2011

JUAN JOSÉ PADILLA RECIBE EL ALTA HOSPITALARIA


Por Jorge Casals y Ángel Berlanga
Aplausos

Juan José Padilla acaba de recibir el alta hospitalaria en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, doce días después de la gravísima cornada sufrida en Zaragoza. El diestro jerezano entraba en el Aula 2 del primer piso del centro hospitalario en silla de ruedas, agarrándose a las medallas que cuelgan de su cuello y visiblemente emocionado.

Le flanqueaban en la rueda de prensa la Jefa del Área de maxilofacial, la doctora Esther Saura y el doctor Luis Pablo, Jefe del servicio de Oftalmología Juan José Padilla, en su comparecencia ante las decenas de medios que llenaban la sala, ha querido comparecer a rostro descubierto, manifestando en primer lugar su agradecimiento a todos los que han hecho posible que hoy esté con vida y a los que le han alentado en la recuperación: "Quiero darle las gracias al doctor Val-Carreres, a todo el equipo de médicos del Miguel Servet, de la UCI, de planta y también a toda Zaragoza y a todo el mundo en general por el cariño que he recibido".

Pese a la gravedad de su estado, Padilla se mantenía firme en su idea de volver a torear: "Volveré a vestirme de torero. No tengo rencor ni al toro ni a mi profesión. Esta es mi vida, torear es mi felicidad y todo lo que tengo se lo debo al toro por lo que no voy a renunciar a ello", aunque matizó que no podrá hacerlo en los próximos meses tal y como era su deseo en un principio: "Ya me veis como estoy y de momento voy centrarme en la recuperación y no voy a estar presente en América. Yo creía que era menos grave de lo que ha sido el percance, cuando le dije al apoderado que no me quitara ni una de América yo no era consciente de lo que llevaba encima".

El torero manifestó además que su familia "no me pone ningún pero para que vuelva a torear, saben que es mi profesión y mi felicidad" y agradeció el movimiento #fuerzapadilla que ha surgido en las redes sociales en su apoyo, afirmando que le da ánimos y que "necesito seguir oyéndolo cada día para que me dé fuerza".

En cuanto al percance, padilla declaraba que había visto alguna foto impresa y que afrontará el reto de verla en televisión: "A través de la prensa sí que he visto alguna foto pero no por la televisión. No me importará verla porque estoy preparado e ilusionado para afrontar esta nueva etapa. Y eso es algo que le debo a toda la afición, a los medios y por supuesto a los compañeros. Por aquí han pasado a verme compañeros que toreaban por la tarde en la misma plaza en la que sucedió todo. Me dejaban medallas y se iban ellos a jugarse la vida. Gestos como esos dignifican al toreo".

Por su parte, el Doctor Luis Pablo ha dicho que "la situación del ojo es grave pero los milagros existen y podría recuperar la visión" y la Doctora Saura manifestaba que "necesitará tiempo para recuperarse física y mentalmente pero vamos a poner todo de nuestra parta para recuperar todo cuanto sea posible".

Padilla regresaba enmedio de una atronadora ovación a la habitación para someterse a una última cura en el ojo, acompañado de su amigo Adolfo Suárez-Illana, el empresario Ignacio Zorita y el banderillero Jesús Arruga. A la conclusión de esa cura el diestro pondrá rumbo a la prestigiosa clínica oftalmológica Fernández-Vega para proseguir con su recuperación.