domingo, 23 de octubre de 2011

PERÚ...INCAICO IMPERIO Y NORTE DE ILUSIONES


Venezuela de Feria

Perú, alturas andinas con datas prehistóricas de cultura precolombina e Inca, se ha convertido en norte de ilusiones toreras de muchos novilleros y matadores venezolanos, pues el abanico de oportunidades es amplio a todo lo largo y ancho de la geografía del mapa de tan noble y virreinata nación.

Mérida, andina y fría como esas tierras, siempre ha tenido presencia torera en ese país, pues recordemos que el siempre valiente y recordado Rafael "Chato" Plaza, recorrió de luces gran parte de sus plazas en plan de novillero, hasta que llego aquel octubre de 1952 cuando lo abrazo doctoralmente Edgar Puente "El chuya Quiteño" en presencia del Español Paco Céspedes, tarde en la que Mérida, tenia su primer matador de toros, logro de luces al que renuncio, por asuntos netamente toreros.

Ahora, las arenas Peruanas sienten el hollar de zapatillas toreras de merideños capaces como Alexander Guillen, torero de finas maneras con capa y muleta y una personalidad definida, torero interesante que ha conquistado grandes triunfos en esas plazas y que debe estar en lista de los escogidos para el Sol del 2012, junto a el luchan por un sitial de admiración y respeto otros muchachos como Tomas Martínez de Tovar.

Un norte en el sur...pues bien, las brújulas de las ilusiones apuntan en la esfera a esas tierras, pues la idiomática España se ha convertido en una quimera inalcanzable, recordándole a los aficionados lectores, qué las heridas toreras son igualitas aquende y allende los mares, la sangre roja y los triunfos iguales.

Uno de los merideños mas exitosos en Perú es el merideño de Tovar Rafael Orellana, con palio de figura en esas tierras, su grito torero esta retumbando en las cimas níveas de esos predios, pues en su agenda de actuaciones están las mejores plazas de tan hermana nación, preocupación de su apoderado Castillo que ve en el rubio torero tovareño talento y valía con calidad. Orellana, viene arrasando en cada tarde que torea, su espuerta torera, se abulta con las orejas cortadas y su agenda de actuaciones agota sus páginas con las corridas por torear.

Allí, el merideño cuenta con el apoyo de varios colegas cronistas entre ellos Marco Ranu, Ramírez Núñez, hombre de entretenidas letras taurinas quien nos ha dispensado varias visitas a Mérida, como también, Don Carlos Castillo Alejos, la credibilidad hecha crónica.

Perú con su casta y sus cuneros.

Jesús Araujo “Castoreño”
Periodista Venezolano